No quiere comer....¿que hago?


La hora de comer es para algunos padres un momento de tensión, yo respiraba hondo y salia de la cocina ya agobiada, pensando en la escena que venia a continuación, mi hijo con tan solo probar su primer papilla ya tenia decidido que la comida no era lo suyo, y eso que era solo un riquísimo puré de manzana, así que con tres meses empezó nuestra tortura, todo lo escupía, lloraba, cerraba la boca, vomitaba, esa hora era eterna, premios, castigos, aplausos, con tele, sin tele, avioncitos, libros, optamos hasta por darle de comer a él antes que a nosotros para evitar peleas a la hora de la comida de toda la familia,  y en vez de acercarnos, nos alejábamos cada vez más, si hasta llegué a pensar lo mala cocinera que debía de ser, en la consulta de la pediatra me decían que estaba muy bien de peso, que no me preocupara, pero claro, mi respuesta a eso era....”usted no se imagina lo que tengo que hacer para que tenga ese peso...”
Hasta que alguien me dijo bien clarito que era lo que hacia mal, cedía con tal de no tener berrinches, así que aquí les dejo los tips que me ayudan a no transformar la hora de la comida en una batalla campal:

Al momento de poner la mesa, pedirles colaboración, ellos nos pueden ayudar llevando las servilletas, cucharas, (elementos que no sean peligrosos para ellos),

Si nos gusta comer con tele, evitar programas violentos o de gritos,

No poner raciones abundantes, un plato muy cargado asusta a cualquiera

Mantener la calma, que se note (pero no exageradamente) que disfrutamos de la hora de la comida, y premiar a quienes hayan comido todo, con sonrisas, con halagos,

Mantener conversaciones relajadas, no hablar de trabajo ni nada que nos genere tensión,

Paciencia, no gritarles, no enfadarnos, ni meterle la comida a la fuerza, relacionarán comida con castigo, y eso es justo lo contrario a lo que deseamos,

Mantener un tiempo para cada plato, una vez terminado uno, pasar al siguiente, ir avisando discretamente que si no lo terminan se les retirará el plato, aunque no hayan comido,

Mantener nuestra postura, si no comen la comida, no podrán comer postre,

Si estamos solitos, sentémonos a comer con ellos, no los dejemos solos con su plato y la tele mientras hacemos otras cosas, a veces ellos necesitan ayuda para comer, o muchos se aburren, por eso es importante nuestra presencia en esos momentos,

Cuando coma, aunque sea la mitad, felicitarlo por el “gran” paso que a dado, de esta manera se sentirá feliz de verse recompensado,

Hay platos que a nosotros, los grandes, no nos gustan, tomemos en cuenta sus preferencias, si la zanahoria no es de su agrado, usemos poca o intentemos camuflarla,

Es importantísimo mantener entre los adultos la postura, de nada sirve pasar por esta etapa si uno cede, le estamos ayudando a nuestros niños a crear hábitos saludables con la comida, igual que hacemos cuando le enseñamos a ir al baño, o a lavarse los dientes, por eso vuelvo a recalcar el tema de la paciencia, debemos tener la mente clara, ellos son muy inteligentes y saben manipularnos, sabrán que con un berrinche lograrán que les demos su natilla favorita en vez de darles un plato de comida, con tal de que coman, y eso, puedo asegurarles, que no es alimento, esta etapa requiere un poco de firmeza y paciencia, en unos días notarán el cambio, y se los dice una mamá que llevó años luchando con la comida hasta que vio a otra mamá pasar exactamente por lo mismo y pude ver clarito que era lo que estaba haciendo mal...aunque mi hijo de vez en cuando se pone con berrinches, sabe que no logrará que ceda a sus caprichos y que está más rica la comida en familia.

No hay comentarios:

Publicar un comentario